lunes, septiembre 07, 2009

HANNAH ARENDT Y LA BANALIDAD DEL MAL 5/5


video

El deber de no olvidar.
El infierno ha sucedido. Y el hombre ha sido su artífice. Nietzsche proclamó la muerte de Dios. Con el último judio aniquilado en las cámaras de gas murió definitivamente el Hombre. El horror no debe ser olvidado. Quién se disponga a pensar el Bien ha de hacerlo ahora desde los Lager alemanes y los gulag soviéticos. Y habrá de hacerlo sin fruncir el ceño, sin intentar siquiera eludir con un gesto tibio de la mano el hedor que allí eternamente se desprende. De no ser así, que la maldición de Primo Levi se cumpla: «que vuestra casa se derrumbe, la enfermedad os imposibilite, vuestros descendientes os vuelvan el rostro» . Hannah Arendt encabeza un capítulo de su obra sobre los totalitarismos con una frase de Davis Rousset: «los hombres normales no saben que todo es posible». La consigna debe ser ahora no ser un hombre normal. Nadie debería ser ya un hombre normal. Lo que Dante tan sólo imaginó en la leve ficción, nosotros estamos obligados a recordarlo ahora como grave realidad, a modo de penitencia obsesiva propia de sísifos despeñando eternamente la piedra: «sé que es posible, el infierno ha sucedido, puede volver a suceder…» Grabémoslo en brazos y piernas, en la espalda y en las manos. Grabémoslo en la frente de todos los recién nacidos. Grabémoslo en el pecho con un hierro candente hasta que llegue al corazón: «es posible, ha sucedido, puede suceder…» Y junto a las insistentes palabras, a modo de imborrable amén, el nuevo mandato de la razón impura, el nuevo imperativo categórico que, como proclama Teodhor Adorno, deberá guiar nuestra conducta: «actúa de tal manera que Auschwitz no se vuelva a repetir».

5 comentarios:

Anónimo dijo...

"El mal,en el tercer Reich,había perdido la característica de constituir una tentación.Muchos alemanes y muchos nazis,probablemente la inmensa mayoría tuvieron la tentación de no matar,de no robar,de no peritir que sus semejantes fueran enviados al exterminio(que los judios eran enviados a la muerte lo sabían).Pero bien lo sabe Dios,los nazis había aprendido a resistir la tentación."
"Eichmann en Jerusalén".Hannah Arendt

Anónimo dijo...

Hola Jesús.
Hacía tiempo que no venía por aquí y me he enganchado viendo los videos de Hannah Arendt. Me han gustado mucho y me parece muy meritoria la labor que has puesto en ellos.
En la parte final, nos das, nos dais unos consejos que no deberíamos olvidar, porque efectivamente todo es posible, sigue siendo posible y por desgracia en nuestro país aún lo parece más.
Un abrazo
Javier Pacheco

Jesús Palomar dijo...

Hola Javier.
Gracias por visitar mi blog. Espero que todo te vaya bien. En fin, espero también que lo que narro en el documental no vuelva a ocurrir más. Bueno, un saludo afectuoso.

Daniel Frías dijo...

Excelentes videos, los contendios son realmente vivos. Yo estoy trabajando en una tesis que de título lleva: "El fenómeno de la despersonalización en el Holocausto judío".

Me gustaría mucho que me dieras tu correo porque hay algunos puntos que usted es experto que me servirán mucho en mi trabajo de tesis, sobretodo las citas de las obras del último video.

Mi correo es: danyfc88@hotmail.com
Un fuerte abrazo.

Soy originario de Monterrey, México.

Anónimo dijo...

Hola Jesus, soy mexico y esta ultima parte no entiendo muy bien con el termino de persona(s) "Normal(es)" que utilizas en el video, no se si seria mucha molestia si puedieras explicarmelo, por favor. Gracias
carlossanchez.e3@gmail.com